Ratas

Las más comunes que afectan a hogares y constituyen plagas en espacios urbanos o

habitados son: la rata gris y la rata negra, que son bastantes parecidas tanto en

morfología como en hábitos. Son de amplia distribución, sólo faltan en los polos.

Rata gris o de alcantarilla (Rattus norvegicus): de color gris sucio, con orejas pequeñas

dobladas hacia delante, mide entre 19 y 30 cm, pero la cola (a parte) mide entre 16 y

21 cm. y es bastante delgada (les da estabilidad en sus movimientos). Pesa entre 230 y

480 gm. Su hábitat natural son alcantarillas, túneles, sótanos, basureros… Con mayor

actividad nocturna, sobre todo entre las 2 y las 3 de la madrugada. Es omnívora come

hasta 40 gm. de alimento, y bebe entre 15 y 30 cm cúbicos de agua. Anidan en los

lugares más sucios y desordenados. Son muy destructivas con elementos estructurales

de los propios edificios, aunque no los coman los roen. En ocasiones se comen

devorados a animales mientras duermen. Son muy ágiles, suben por las paredes,

excavan, saltan… Tienen muy desarrollado el olfato, el oido, el gusto y la inteligencia.

Su gestación dura 23 días y las camadas son de entre 6 y 11 crías, pudiendo tener hasta

5 camadas anuales.

Rata negra (Rattus rattus): El color es variables, las orejas son grandes. Miden entre 15

y 23 cm y la cola de 25 es bastante delgada (les da estabilidad en sus movimientos). Su

peso va entre 225 y 340 gm. Es muy ágil, con gran capacidad trepadora, es común que

aparezca en tejados. De hábitos nocturnos. Es omnívora, pudiendo consumir hasta 30

gm de alimento al día y 15 cm cúbicos de agua. Se juntan en grupos. Pueden vivir hasta

7 años, es la que mayor esperanza de vida tiene. La gestación es de 21 día, las camadas

de 5 a 10 crías y de 3 a 6 partos por año.