Cucarachas

Se trata de unos insectos muy adaptados, viven desde hace 3000 millones de años y se

dice que serían de los únicos animales que sobrevivirían a una bomba nuclear, incluso

pueden sobrevivir hasta tres meses sin alimento y uno sin agua, aunque no se les vea

pueden seguir ahí, pues en situaciones extremas bajan su actividad. Los adultos viven

según la especie entre 2 y 15 meses. Cada hembra pone por puesta entre 16 y 30

huevos, que se incuban entre 2 y 11 semanas, según la especie. Hay fases larvarias que

pueden llegar a durar 7 meses. Viven agrupadas aunque no tienen una estructura

social bien formada.

Las cucarachas tienen el cuerpo alargado y aplanado con unas antenas largas. Tienen

como unas espinas en las patas, las cuales están adaptadas para andar y correr, por lo

que se los considera insectos rastreadores. Aunque todas tienen alas, sólo vuela la

americana. El tamaño y el color varía en función de la especie: de 1 cm y pico (la

alemana) hasta más de 5 cm (la americana). Son de color marrón claro (la alemana),

rojizo (la americana) o casi negro (la oriental).

Se alimentan de azúcares y grasas en descomposición. Para vivir prefieren las altas

temperaturas (entre 25ºC y 32º C) y un elevado grado de humedad, para lo que eligen

las grietas y hendiduras para vivir, y es común que estén cerca de las tuberías,

cañerías, desagües… Son de hábitos nocturnos, verlos por el día muestran una

población muy alta, por lo que no hay que confiarse y pensar que porque se vean

pocos el problema es pequeño. Son animales con gran habilidad para esconderse,

cuando les vemos es porque viven en población elevada.

En principio no son animales infecciosos para el hombre, pueden transmitir bacterias y

virus, pero es poco común. Sin embargo son muy desagradables, además de que

producen alérgenos que pueden provocar alergias, asma o urticarias, y sus secreciones

olorosas afectan al sabor de la comida.

Se suelen aplicar insecticidas con alto poder residual, pero a veces es necesario

combinar cebos, poner trampas de feromonas que las atraen… Para su control es

imprescindible que haya un nivel alto de limpieza, que se eliminen las grietas y

hendiduras, y que se controlen la temperatura y la humedad de forma que no se

favorezca su hábitat.

La cucaracha alemana, en sitios calientes y húmedos: en la cocina, el lavabo,

escondidas entre las baldosas y en rendijas tan pequeñas como 5 mm.

La cucaracha oriental prefiere lugares sombríos y húmedos, por eso es más fácil verla

en las partes bajas de las viviendas, sumideros, etc.

La cucaracha americana también busca lugares sombríos y húmedos. Se encuentran

frecuentemente en edificios comerciales, hornos, grandes establecimientos donde se

manipulan alimentos. Entran en los edificios por los desagües. La americana y la

oriental son las que se pueden encontrar en la red de alcantarillado.

El calor favorece el desarrollo de las cucarachas y, por tanto, es más fácil encontrarlas

con la llegada del buen tiempo. Por otro lado, como son de costumbres nocturnas, son

más visibles desde el atardecer hasta la madrugada.

Recientes descubrimientos hacen pensar que hay una nueva especie colonizando el

territorio mediterráneo, sin embargo hasta ahora hay principalmente tres especies que

suelen aparecer en nuestros hogares o trabajos:

Cucaracha rubia o Blatella germanica: es de color ocre-amarillenta con dos bandas

longitudinales oscuras. Las alas las cubren el abdomen. La hembra mantiene la ooteca

(elemento que contiene los huevos) pegada a sí misma hasta que encuentra un sitio

apropiado para depositarla. No toleran el frío, por lo que es raro encontrarlas al aire

libre.

Cucaracha negra o Blatella orientalis: son de color oscuro y tienen alas muy pequeñas

que no les sirven para volar. Soporta mejor las frías temperaturas, pero aún así se la

considera estacional de primavera y otoño.

Cucaracha americana o Periplaneta americana: de color marrón rojizo con una zona

amarillo pálido en la parte anterior. Poseen alas que son mayores en los machos.

Planean y es común que penetren en las casas por las ventanas y que ocupen los falsos

techos. Prefieren los sitios sombríos.

Cucaracha Supella longipalpa: Es una cucaracha de origen africano, de nombre Supella

longipalpa. De momento la situación no es alarmante pero se está estudiando, pues no

tiene 8los mismos hábitos que las otras tres especies comunes, y se ha observado que

no la afectan los mismos productos que a las que ya estamos acostumbrados. Esta

nueva cucaracha requiere poco para sobrevivir y es frecuente verla en sitios próximos

a libros, pues se alimenta de la cola que los encuaderna.