Desratización

Es el conjunto de técnicas y procedimientos dirigidos a la prevención, detección y control de roedores con potencial dañino para la salud pública, animal y/o los bienes o propiedades.

Algunas especies de roedores (principalmente, la rata gris, Rattus norvegicus, la rata negra, Rattus rattus, y el ratón doméstico, Mus musculus) se comportan como animales altamente adaptados al medio y capaces, de darse las circunstancias ambientales propicias, de colonizar infraestructuras urbanas (ejemplo el sistema de alcantarillado) y de acceder al interior de viviendas, locales e industrias.

Estos roedores son un riesgo para la salud pública, ya que son responsables de la transmisión de diversas enfermedades al ser humano actuando como reservorios y vectores de enfermedades; además, contaminan el agua, los alimentos y las mercancías. Asimismo, son capaces de causar graves daños en instalaciones y edificaciones deteriorando la calidad del ambiente interior.

Para conseguir una elevada eficiencia en un programa de control de roedores es necesaria la mayor cantidad de información posible. Suministrada por nuestro cliente y la obtenida por el equipo técnico de UBEPLAGA, todo ello enfocado a lograr la efectividad necesaria en el tratamiento.

Para realizar los trabajos de desratización se emplean cebos rodenticidas con acción anticoagulante; pueden presentarse en forma de bloque, pasta o sémola. El cebo es colocado en porteacebos que pueden ser de plástico anclados al suelo, repartidos por la instalación de forma que esta quede convenientemente protegida contra los roedores. Cuando la instalación lo requiere se crea una barrera de protección exterior al recinto.

Tanto el empleo de un tipo u otro de cebo, portacebos y número de controles periódicos  dependerá de las necesidades de la instalación.

Todos los puntos de cebo colocados se reflejaran en un plano de la instalación, de forma que el cliente conozca su ubicación y facilite a los aplicadores revisiones futuras.

El mantenimiento de un registro continuo de los focos, permite seguir la evolución de las poblaciones en el tiempo, además de los tratamientos, modo de aplicación y frecuencia más adecuada, todo ello dirigido a conseguir los objetivos establecidos.

En cada revisión de desratización se entrega al cliente una orden de trabajo en la cual queda reflejado el tipo de servicio, productos utilizados y recomendaciones.

Zonas a tratar

El Servicio de Desratización se realiza en las siguientes áreas o zonas:

– Superficies construidas. interior de viviendas, edificios, fábricas etc.
– Subsuelo. Es uno de los principales accesos de roedores a los edificios y el lugar en el que se producen los mayores daños (desperfectos en cables eléctricos, obstrucciones de la red de alcantarillado, con sus consiguientes perjuicios, etc.). Se tratan pozos de registro, arquetas de alcantarillado, etc.
– Cinturones de protección. Esta es otra de las principales zonas a tratar, para evitar el acceso de roedores a los edificios. Se presta especial atención al perímetro exterior de la instalación.

CONSEJOS

Para evitar la presencia de roedores es aconsejable:

  • Evitar la acumulación de basuras y otros materiales amontonados en el suelo, como pueden ser maderas, material de construcción, piedras, etc.
  • Evitar hierbas y vegetación indeseable que colinde con los edificios.
  • Adecentar las arquetas en mal estado (alcantarillado, telefonía, electricidad, etc.).
  • Mantener en condiciones óptimas de salubridad acequias, charcas, estanques o lagos, fuentes ornamentales.
  • Sanear desperfectos o aberturas alrededor de conductos o tuberías.
  • No dejar en puertas huecos en la parte inferior por donde se pueda colar un roedor, si lo hay es aconsejable colocar burletes.
  • Prestar atención con los comederos de los animales domésticos, su ubicación, exceso de comida, fácil accesibilidad para el roedor.