Desinsectación

La desinsectación es la acción de eliminar determinados artrópodos dañinos – principalmente insectos – por medios químicos, físicos o con la aplicación de medidas de saneamiento básico. Puede haber especies dañinas para la agricultura, ganadería, para las personas, etc.

La mayoría de estas especies son insectos, aunque también hay entre estas plagas arácnidos.

Los insectos más comunes considerados como de interés en la salud pública y dentro de las actividades económicas son:

  • Avispas
  • Carcoma
  • Cucaracha
  • Chinche de las camas
  • Hormigas
  • Mosca doméstica
  • Mosquito
  • Picudo rojo
  • Procesionaria
  • Pulga
  • Garrapatas
  • Pececillos de plata
  • Ácaros de la humedad

La primera actuación que realizamos desde ube-plaga consiste en la valoración del estado de la plaga, para lo cual realizamos una toma de muestras por medio de un SISTEMA DE CONTROL Y SEGUIMIENTO de la zona donde se encuentre dicha plaga todo esto se recoge en el certificado de DIAGNOSTICO DE SITUACIÓN el cual recoge :

  • Identificación de la plaga que está afectando a dicha vivienda o negocio: inspección y recogida de muestra.
  • Origen y causas de dicha plaga: higiene, mal mantenimiento del edificio, entorno etc.
  • Medidas ambientales correctoras.
  • Determinación del medio de control más adecuado bien sea físico o químico.Para realizar,  el servicio de desinsectación activa por métodos químicos, se dispone de diversa maquinaria, para poder aplicar en cada momento el insecticida adecuado dependiendo de las condiciones del local y del tipo de plaga a controlar:

Pulverizador: se utiliza para el control, sobre todo, de insectos corredores como pueden ser cucarachas y hormigas, tratando superficies como suelos y paredes. Dispone de diversas boquillas con distintas finalidades:

En abanico: para cubrir superficies amplias.

  • Cónicas: consiguen una mayor pulverización del insecticida.
  • En chorro: para aplicar el insecticida de forma dirigida.
  • Cánula: para aplicar el insecticida en grietas.

Nebulizador: este aparato crean una niebla insecticida que se esparce por todo el local a tratar, llegando a zonas imposibles para otros sistemas (techos, grietas, etc). La niebla está formada por gotas de insecticidas de solo unas micras de tamaño. El tamaño de las gotas se puede regular utilizando una gota gruesa para tratar insectos corredores y una gota fina, que perdura mucho en el aire, para el control de insectos voladores.

Termonebulizador: al igual que el nebulizador produce niebla insecticida, con la peculiaridad de ser caliente. Esta niebla tiene un gradiente térmico distinto al del aire y por consiguiente un gran poder de penetración. Los tratamientos con termonebulizador tienen una gran acción de choque y se utilizan como complemento a otros tipos de tratamientos.

 Espolvoreador: aplica polvo insecticida. Se utiliza cuando las características de la instalación no hagan posible la aplicación de un insecticida líquido.

 Gel: producto por el que a apostado fuertemente nuestra empresa al carecer de clasificación toxicológica y no tener plazo de seguridad. Este gel se aplica en pequeñas gotas de 0,3 gramos en los puntos críticos de la instalación obteniendo un efecto de mortandad en cucarachas del 100% en menos de una semana.